RESTAURANT LA GRELHA


compartir

PROYECTO

HERNÁNDEZ SILVA ARQ. ASOC.
TALLER VERGARA OCHOA
ARQ. JORGE LUIS HERNÁNDEZ SILVA
ARQ. DIEGO VERGARA ÁLVAREZ
ARQ. LORENA OCHOA VILLA

CONSTRUCCIÓN

HERNÁNDEZ SILVA ARQ. ASOC.
ARQ. JORGE LUIS HERNÁNDEZ SILVA
ING. HÉCTOR MENDOZA MEJÍA

COLABORADORES

ARQ. GABRIEL PONCE DE LEÓN
ARQ. ROBERTO PEÑA RODRÍGUEZ
ARQ. ALEJANDRO APONTE GÓMEZ

UBICACIÓN

GUADALAJARA, JALISCO, MÉXICO

FECHA DE PROYECTO

2008-2009


FECHA DE OBRA

2009

ÁREA CONSTRUIDA

470 m2

CÁLCULO ESTRUCTURAL

ING. FEDERICO DE ALBA
TADE (TEC. AVANZADA EN CÁLCULO ESTRUCTURAL)
ING. ÁLVARO VALLEJO

FOTOGRAFÍA

CARLOS DÍAZ CORONA

El concepto gastronómico del restaurant viene de su nombre: “parrilla” en portugués. De ahí parte todo el concepto formal del proyecto, el espacio es una terraza alta donde se levantan sutiles columnas y son coronadas por una cubierta casi plana armada en estructura de acero recubierta de madera, la que se desdobla, envuelve y conforma el espacio.

                                                

Los muros son de ladrillo aparente sin aplanado y pintado, utilizados solo para el área de servicios, colindancias y uno muy grueso que marca el remate de la calle donde se coloca el logotipo del restaurant. Éste muro confina el ingreso por la esquina, acoge al visitante y le da un espacio muy amable de espera, éste espacio además está delimitado por un espejo de agua y la cubierta que se desdobla y levita sobre éste. Al fondo se encuentra una estructura metálica de doble cortina donde las líneas de vegetación trepan para hacer una gran caja verde que se ilumina de noche y en la tarde por el sol del poniente.

                                                

El espacio interior es transparente y muy iluminado, debido a los espacios por donde pasa la luz  de la cubierta, al centro está la barra definida  por una escuadra de celosía. La barra divide un poco el espacio en dos, permitiendo a una parte mirar sobre la calle hacia el oriente y la otra hacia el norte donde se observa al gran arbolado de fresnos que existe en la calle lateral; ésta zona al estar elevada permite trampear los autos del estacionamiento, este espacio está preparado para extender una plataforma de madera sobre los autos y definir una área para fumadores. Ambos espacios son ligados por un largo espejo de agua muy iluminado y con un muro de trepadoras para darle profundidad al espacio. Al fondo se ven las enormes planchas para azar y donde cuelgan las grandes campanas.                                                

Todo el lugar está construido con bajo presupuesto, por lo que se optó por el uso de materiales sencillos y del lugar, aún la iluminación es de vidrio rojo, muy característico de la región, el piso es cantera y la mayoría de los muebles son de pino.

                             

Guadalajara tiene un extraordinario clima casi todo el año a cualquier hora, por lo que hacer una terraza es ideal para este concepto de comida, solamente tiene precipitaciones pluviales muy abundantes y en muy poco tiempo, aquí puede llover en una hora lo que cae en una ciudad en todo un año, por lo que tiene ventanas que se esconden tras marimbas de madera y se extienden solo cuando el clima lo pide.