CASA CINCO CINCO


compartir

PROYECTO

HERNÁNDEZ SILVA ARQ. ASOC.
ARQ. JORGE LUIS HERNÁNDEZ SILVA

CONSTRUCCIÓN

HERNÁNDEZ SILVA ARQ. ASOC.
ARQ. JORGE LUIS HERNANDEZ SILVA
ING. HÉCTOR MENDOZA MEJÍA

COLABORADORES

ARQ. GERARDO GÓMEZ
ARQ. MARISELA ALVARADO
ARQ. CARLOS MÁRQUEZ CODINA

UBICACIÓN

TLAJOMULCO DE ZÚÑIGA, JALISCO, MÉXICO

FECHA DE PROYECTO

2001


FECHA DE OBRA

2001-2003

ÁREA CONSTRUIDA

1400 m2

CÁLCULO ESTRUCTURAL

TADE (TEC. AVANZADA EN CÁLCULO ESTRUCTURAL)
ING. ÁLVARO VALLEJO

FOTOGRAFÍA

MITO COVARRUBIAS

La obra se sitúa en un terreno muy irregular, la calle de acceso a él es muy inclinada; el terreno desciende entre rocas y arbolado alrededor de 12 metros y se encuentra cerca de 200 metros sobre la ciudad. La vista es impresionante sobre Guadalajara y sus alrededores, contiene un horizonte siempre cambiante; se observa de día un paisaje sereno y de noche una dramática vista sobre las luces del valle.     

          

Al desarrollar el programa arquitectónico y analizar detenidamente al usuario y sus necesidades de vida social y privada, así como las variables de sus particularidades se concluyó qué espacios tendría la casa, los cuales serían siempre muy generosos e iluminados.

         

La casa trabaja su concepto en el sitio y en el usuario como los elementos detonadores; los fusiona en un solo cuerpo integrado de diferentes volúmenes, propone un partido en esquema de ''L'' que hace un abrazo hacia el paisaje, éste es fragmentado en el sentido horizontal por volúmenes que nacen cerrados desde su base a totalmente transparentes en lo alto. Esto nos permitió desarrollar un concepto funcional muy adecuado al sitio, donde el acceso por la parte superior era obligado, pudiendo ubicar en las fracciones más altas y más transparentes los espacios de día y hacia su parte inferior en los fragmentos más cerrados las habitaciones, logrando más intimidad.

         

La transparencia se consideró como uno de los valores más importantes para desarrollar el proyecto, la casa contiene hacia la calle una reja que limita tan sutilmente su interior que parece más un cobijo de un material etéreo que una separación al exterior. Sus ventanales son siempre claros y generosos , para que el exterior se funda al interior como un solo elemento de composición, los muros son siempre fragmentados por cuerpos transparentes y que levitan sobre su base. Esta transparencia es llevada hasta su conformación tectónica, para nosotros era fundamental que dichos elementos tanto estructurales: columnas, trabes y losas, así como los elementos arquitectónicos: cubiertas, muros y ventanales, se mostraran con claridad tanto al exterior, como al interior. 

         

El fraccionamiento pide cubiertas inclinadas, por lo cual, se decidió enfatizarlas para rematar la casa con una cubierta homogénea, ligera y de riguroso trazo, que genera efectos muy expresivos a los diferentes espacios que envuelve.

           

La inclinación de la calle nos permitió que el acceso de autos y el acceso peatonal fueran a diferentes niveles donde en su interior se vertebran uno sobre el otro. El peatonal a la parte superior ligado a las áreas más sociales de la casa y el de autos directo a las áreas más privadas. 

          

La casa se divide en cuatro niveles, el primero es una plataforma donde se encuentra la terraza, la cocina familiar y el área de baños, este nivel pasa rasante sobre el terreno quedando más arraigado al piso y con una vista sobre el amplio jardín y bordeada de árboles. El segundo nivel contiene las cocheras, servicios y habitaciones. La recámara principal es un gran elemento que se incrusta sobre el paisaje, rematada por una plataforma de cristal que es un espacio flotante sobre el vacío, formada de estructura ligera y barandales casi imperceptibles. Al piso se le dio un pequeño esmerilado lineal sobre el cristal para eliminar la sensación de vértigo. El tercer nivel, el más transparente, contiene el área social: comedor, cocina, estancia, estudio y área de juegos al final una gran terraza que liga directamente la plataforma al horizonte. Este piso está construido con esbeltas columnas cilíndricas que se levantan sobre la plancha de la losa de concreto a manera de agujas que alcanzan la cubierta ensamblada en madera laminada, como si solo separaran el espacio más que sostenerlo. El último piso esta ocupado por el oratorio y el cuarto de colecciones, como tapancos que ligan las dos inclinaciones de la cubierta. 

             

Las texturas son casi siempre trabajadas por los mismos materiales que conforman su estructura: concretos aparentes , cementos martelinados, estructuras de acero a la vista, estructuras mixtas, etc. Solo algunos muros se recubrieron con materiales pétreos como: conchuela, recinto y mármol fioritio al ácido de grandes dimensiones. El techo está recubierto por cerámica mate igualada al mismo color de la conchuela, fabricada exprofeso para la casa.